Con la A de Aprender

Con la A de Aprender

Aprender en el lenguaje cotidiano significa “adquirir el conocimiento de una cosa”, lo que viene traducido generalmente como “contar con información acerca de…”  Es muy común que les preguntemos a los niños cuando vuelven de un día escolar: ¿Qué aprendiste hoy en la escuela?

Partiendo del concepto diferenciado que expone Einstein con su frase “Aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información” resulta determinante considerar que el aprendizaje es vinculante, mientras que la información no.

Aprender es un concepto que vincula el aprendizaje con la acción. Se define como una concepción activa ya que aprender es actuar. Es emprender acciones que determinarán resultados. Ejemplo: Aprendo a hablar un idioma y mi acción será incorporarlo, experimentarlo, enriquecer mi vida con esta nueva lengua (o sea, acciones efectivas para mejorar resultados).

Cada vez que “aprendo”, no solamente cuento con informaciones sino que mi capacidad de acción efectiva se expande, crece e incorpora cosas que antes no tenía. Aprender es poder realizar en mi hoy, cosas que ayer no podía o no sabía que podía hacer. Toda vez que incorporo aprendizajes, incremento mi dominio y mis competencias sobre lo que antes (tal vez, hasta ayer) me resultaba desconocido. El aprendizaje es activo ya que requiere “voluntad de acción” para movernos desde la zona de confort hacia la zona de expansión.

El conocimiento adquirido posibilita operar efectivamente, con menos estrés y menor derroche de energía. La zona de expansión es un área ilimitada pero que para que se expanda, requiere de un esfuerzo, de una voluntad.

Aprender es expandirse; es reconocer que: no sé, me falta, o que deseo aprender algo. Comporta en sí mismo la humildad de reconocer que “no tengo suficiente competencia en ello”. En cambio la falsa creencia de saberlo todo, de creer que se sabe lo que no se sabe, cierra el aprendizaje y dificulta la incorporación de lo nuevo.

¿Cómo nos damos cuenta si estamos aprendiendo o cerrándonos al aprendizaje? Controlando el funcionamiento de las máscaras defensivas, las que ocultan ignorancias, las que tapan los temores al aprendizaje, las que ocultan el temor a vivir y experimentar cosas nuevas.

Si la vida pasa frente a mis ojos como una mera información, quiere decir que no la estoy experimentando, no estoy aprendiendo… La vida merece ser vivida y aprendida, requiere poner voluntad, sacrificio en cada cosa para accionar efectivamente. Sólo así obtendremos resultados inesperados. Lo demás continuará siendo información.

 

 

 

No hay comentarios

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y política de privacidad, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies